Ferias y la importancia de los visitantesPuede parecer que los “visitantes” en las ferias suenen como extraterrestres, pero son todo lo contrario; son nuestros clientes. A menudo son la razón principal de nuestra actividad económica laboral y el motivo por el cual exponemos en ferias.

En unos pocos días podemos reunir a una gran cantidad de clientes, ese trabajo fuera de las ferias nos puede llevar meses y mucho dinero en gastos de representación. Nosotros debemos de saber quiénes son esos “visitantes” y que buscan.

Nos podemos encontrar de todo, clientes que buscan proveedores o por el contrario proveedores que buscan clientes. Nuestra competencia visita las ferias para valorar una futura participación en el certamen y analizar nuestra participación, no hay nada peor que ver el stand de tu competidor lleno de clientes que están disfrutando del evento.

El “visitante-cliente” busca sobre todo:

Ver las novedades del sector.
Ver demostraciones del producto.
Hacer comparaciones entre proveedores.
Visitar la empresa proveedora (El stand es nuestra sede corporativa).
Asistir a conferencias y eventos del sector.
Buscar soluciones a problemas.
Estar al día de las tendencias del sector.

Otro tipo de visitante son los estudiantes de escuelas profesionales, auténticos recogedores de catálogos, hoy en día y gracias a la era digital esa información suele estar en la red. Pero hay que recordar que esos estudiantes serán nuestros clientes del futuro o parte de nuestra plantilla.

Existe también, el visitante curioso en busca del bolígrafo y llavero de regalo, no obstante, muy útil en ferias de productos populares y de consumo masivo, pues nos hacen publicidad gratuita.

La empresa y el vendedor tienen que utilizar filtros para saber cuál es su cliente objetivo. El promotor y organizador de la feria da información del número de visitantes de ediciones anteriores, nacionalidades, poder de decisión de compra y toda una serie de parámetros que nos ayudaran a decidir si es la feria que nos interesa participar.

Las ciudades están encantadas con los “visitantes” feriales, que con su presencia generan actividad económica en sectores como la restauración, hostelería, transporte público, taxis, aeropuertos, tiendas de suvenires, etc.

La conclusión es que sin visitantes no habría ferias, y eso haría la vida más dura a mucha gente. Hay que hacer que la experiencia de los visitantes y asistentes a ferias sea de lo más satisfactoria en todos los sentidos. Y en esas estamos…